Eutanasia en mascotas

Tomar la decisión de sacrificar a una mascota es un momento muy duro para cualquier tutor.

Descubre qué supone la eutanasia en mascotas y qué esperar del proceso.

Llegado el momento

Tomar la decisión de sacrificar a una mascota es algo por lo que nadie quiere pasar. Puede ser uno de los momentos más difíciles en la vida, y es completamente natural tener sentimientos contradictorios al respecto.

La eutanasia es a menudo la opción más humana para las mascotas que están extremadamente enfermas o gravemente heridas. Es importante recordar que, aunque sea duro, a menudo es lo mejor para tu mascota.

Nuestro equipo veterinario siempre estará allí para ayudarte a tomar la decisión y apoyarte en cada paso del proceso.

¿Qué sucede cuando una mascota es sacrificada?

El proceso de la eutanasia en mascotas es rápido e indoloro y generalmente se realiza en la clínica. Puedes decidir si estar presente durante el procedimiento. Muchos tutores se sienten incapaces de estar presentes, mientras que para otros es un consuelo poder acompañar a su mascota en ese momento.

El proceso generalmente supone la administración de una inyección que hace que la mascota caiga inconsciente en pocos segundos, como si entrara en un sueño profundo en el que no experimentará dolor ni sufrimiento. Su respiración se ralentizará y, finalmente, se detendrá. Por lo general, la muerte sobreviene unos 30 segundos después.

Si lo deseas, podrás estar un rato a solas con tu mascota. Siéntete libre de quedarte el tiempo que necesites. Nuestro equipo te apoyará. 

¿Tendré la oportunidad de despedirme?

Decir adiós es a menudo una parte importante del proceso y puede ayudarte emocionalmente. Haremos lo posible para ayudarte a hacerlo. 

En la mayoría de los casos, tendrás la oportunidad de pasar tu último día con tu mascota y, si ya está hospitalizada, puedes visitarla para despedirte. Si ya estuviera anestesiada, es más amable que pase por el proceso sin ser despertada.

El duelo por tu mascota

Perder una mascota es increíblemente difícil para cualquier tutor y su familia. Es importante recordar que cada uno gestiona las emociones de manera diferente y que no hay una manera correcta o incorrecta de hacerlo. El proceso de duelo no puede ser forzado o agilizado, así que sé paciente y permítete pasarlo de forma natural.

Hay mucha ayuda disponible para los tutores de mascotas. Ya sean grupos de apoyo online, líneas de ayuda específicas o a través de tu equipo veterinario; no tengas miedo de hablar con alguien que te ayude y apoye en esta situación.

Hable con su consultorio local

Encuentre su consultorio m├ędico local hoy mismo. 

Buscar clínica